martes, 27 de diciembre de 2011

Hay dos tipos de personas: tú y el resto.


Tus palabras son las que más alto vuelan del mundo. Yo las soplo, pero tú las empujas mucho más fuerte. Y tus aviones llegan mucho más lejos que nadie, y cargan con mucho más peso que nadie, y me cargan a mí mejor que a nadie.

Tu orgullo, que es mi favorito, siempre te va a decir que no. Y yo siempre voy a darle la razón. Tu metro y medio de hierro es más alto que el metro y medio de paja que ve el resto del mundo en el ojo ajeno, y si tu rabia me inspira a enfadarme, tu amor me inspira a follarte.

Y tú me inspiras a tí.

Y tú me hueles a tí.

Cuando se trata de tí, sí. Soy un tirano. Te miro y me envuelves, y tus gestos me sonríen, y mis venas se contraen y tus pensamientos se anudan con los míos.

Pero sólo estoy yo. Pendiente, dependiente, interdependiente.

Constante.

No hay comentarios:

Publicar un comentario