martes, 27 de diciembre de 2011

Sin problemas


-He navegado por tu cuerpo hasta naufragar en tus ojos, y poder pasar mucho tiempo en tu pupila abandonada. He sobrevolado el Everest de tu barbilla y cavado hacia tu corazón. He recogido los tréboles de cuatro hojas de tu pelo y los he plantado en tus antípodas, y también he podido leerte los poros desde el tren de tus piernas.

-¿Y cual es el problema?

-Que nunca me ha gustado viajar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario